Que haga lo que hago no es fruto de un caminar solo, no, jamás podría ser así. Doy gracias a la vida porque me ha puesto en los lugares correctos en los momentos precisos para conocer a quienes he debido conocer, que me han ayudado y guiado, acompañado y han formado parte de mi vida.

No puedo ser más que un agradecido con la vida y el universo, con Dios y los ángeles, porque cada día renuevan el sentido que me impulsa a seguir trabajando y creando. Y sobre todo, porque me han dado herramientas y oportunidades para poder contribuir a mi ciudad, Arica, con un granito de arena, en el arte y la Cultura.

Doy infinitas gracias a todos y cada uno de los miembros de mi familia que me apoyan incondicionalmente, comenzando por mis padres, porque aceptaron que esto era lo que quería y entendieron que es una profesión como cualquier otra, a mis hermanos y en especial a Felipe Montanares, mi compañero de viaje y de locuras desde pequeños.

Reconozco a Francisca Napoli Torres, mi nona, a quien debo el gusto por aprender, el deseo de leer, y la pasión por enseñar, ella ha sido y es aún mi gran imagen a seguir, por eso siempre sigo la huella.

A quienes me han formado y se han encargado de hacerme mejor persona cada día. Marcela Ramos Pizarro, quien me abrazó con la danza cuando tenía 15 años, quien me abrió las puertas de su Escuela de Ballet como una casa cuando más lo necesité y quien imprimió en mí , el valor de poner el alma en lo que hacemos para abrazar siempre. A María Imperio Robles, mi profesora, amiga y colega, quien nunca dudó de mí y me apoyó incluso en las situaciones adversas en enseñanza media, y con la que he formado lazos tan fuertes que el tiempo difícilmente puede romper, gracias por darme la frialdad del pensamiento, y todas las habilidades de producción, y por sobre todo incentivar siempre la ebullición de ideas locas que pueden ser llevadas a cabo.

Agradecimientos también para el lugar donde me formé profesionalmente: La Escuela de Teatro y Comunicación Escénica de UNIACC, encabezada por Anna Reeves y Maria Helena de Oliveira. Este lugar, más que solo un complejo educacional, se ha vuelto la plataforma que me ha llenado de oportunidades para poder desarrollarme profesionalmente facilitándome siempre las herramientas necesarias y el apoyo suficiente para que pueda impulsarme y seguir adelante.

Aquí mismo gratifico a mi gran maestra, directora y amiga: Alejandra Gutiérrez Nascimento, quien me sacó de las tinieblas cuando lo necesité y me ayudó a ver de nuevo la luz en el teatro. Y finalmente a Horacio Videla, quien más que enseñarme teatro y egresarme de la carrera, me ha mostrado que podemos hacer visible lo invisible.

No puedo olvidar a quienes me han apoyado también de una u otra manera en el transcurso del tiempo, y que en retrospectiva, han ayudado a formar también quien soy. Agradezco a Marcos Pérez y Rommy Scheuch por todo su apoyo, a Marcos Andrade Osorio y toda su gran disposición por muchos años para sacar adelante la mejor gráfica para cada obra, a Casa Degli Italini que me ha brindado siempre su apoyo incondicional, a Pamela Velásquez por ser mi fiel colaboradora. Mi gran amigo del teatro a quien admiro: Gastón Herrera Cortéz, y desde luego tantas otras personas que me han ayudado.

En Santiago a mi muy querida Compañía Arte Invictus, un familia que amo con mi alma, dirigida por Marcelo Martínez y a toda su familia quienes me han acogido como uno más en su casa.

Como lo que hago no puede hacerse solo, y eso es una gran cualidad del teatro, debo decir que siempre he estado acompañado por muy buenos amigos que han dado sustento y han posibilitado que pueda llevar a cabo un nuevo proyecto, gracias a todos los que trabajaron conmigo y los que siguen en esto: Constanza Grez, Constanza Pérez, Lyng Yu Chang, Alejandra García, Manuela Perea, Rodrigo Villalobos, Macarena Berríos, y tantos, tantos otros nombres de maravillosas personas con las que me ha tocado trabajar.

Agradezco de sobremanera a mi Compañía MB2, por ser mi sustento día a día para seguir soñando, seguir creando mundos, seguir tratando de aportar. Esta aventura en un barco que lleva todo el Crew de MB2 es cada día más maravillosa y espero que sea una odisea que dure mucho tiempo más ¡Gracias Familia!

Finalmente, con orgullo y pasión le doy las más infinitas gracias a la cuna que me ha mecido siempre y que hasta el día de hoy me cobija, Arica, la Ciudad de la Eterna Primavera, el lugar que he recibido por herencia como una tierra de maravillas y que nunca, pero nunca me ha abandonado. Estoy demasiado orgulloso de decir que más que chileno, soy de Arica.
Visitas
contacto@mb2.cl
{Youtube}
{Twitter}
{Facebook}